Aboukir es un refugio construido

desde el aislamiento. Un mundo íntimo

y único que se asienta en el sosiego

de espacios aislados. Lugares propios

recluidos de la lógica dominante en las esferas

compartidos; momentos conformados

desde el retraimiento.

Aboukir es una reflexión sobre los devenires de la soledad.